La impresión 3D es un proceso de fabricación aditiva que permite fabricar objetos sólidos tridimensionales a partir de un archivo digital.

La fabricación de estos objetos son el resultado de un tipo de proceso llamado aditivo. Es decir, el objeto es creado a partir de la superposición de capas. Estas capas se colocan sucesivamente una encima de otra, apoyándose sobre una base. Estas capas se pueden apreciar como secciones transversales del objeto, a modo de «rodajas».

Los materiales con los que se fabrica en la impresión 3D varían entre plásticos, compuestos o biomateriales, sobre todo. Variando características como el color y el tamaño.

Características de la impresión 3D

  • Flexibilidad: ofrece una amplia variedad de posibilidades, tanto en fabricación como en diseño. Pudiendo crear modelos, prototipos, piezas e incluso productos finales. Llegando a imprimir desde diseños complejos que necesitan precisión y calidad, hasta lo más simple.
  • Velocidad: en tan solo cuestión de horas, se pueden fabricar distintos objetos, acelerando así la fabricación de los distintos tipos de productos. Además, corregir errores y la realización de ajustes también es posible en un intervalo de tiempo reducido. Son capaces de trabajar de forma continua, sin pausa.
  • Espacio reducido: la impresión 3D supone, ante otros métodos de fabricación, no solo un ahorro de tiempo, sino también de espacio. Esto se debe a que los archivos digitales, que luego son impresos, se almacenan en un espacio digital, como la nube o una biblioteca virtual.
  • Genera menos residuos: este proceso de fabricación requiere únicamente del material necesario para la realización de objetos. Generando apenas residuos en comparación con otros métodos diferentes. Esto también supone un ahorro de material.
  • Económico: supone un ahorro de tiempo, en lo que supone el proceso de fabricación, y no necesita de otras máquinas que finalicen o contribuyan al proceso. Al poder trabajar de forma continua, tampoco precisan de una persona que preste atención de forma continuada.
  • Eco friendly: al reducir el material desperdiciado, genera menos residuos. Incluso los materiales con los que trabaja suponen una menor contaminación, ya que la impresión 3D puede fabricar a partir de materiales ecológicos como bioplásticos.