Los soportes, también conocidos como apoyos o support, actúan como base sobre la cual imprime una impresora 3D. Esto se debe a que es imposible imprimir en el aire, debido a que la gravedad causaría la caída y desprendimiento del material. Por esta razón, dicha máquina, fabrica soportes durante la impresión 3D.

Estos soportes consisten en estructuras que son impresas a la vez que el modelo que se esté fabricando, a pesar de no formar parte de este. Pudiendo sostener y aguantar partes sobresalientes, aportando sostenibilidad y estructura a piezas o productos con agujeros o huecos, etc. Todos los soportes generados en la impresión 3D, una vez termina el proceso de fabricación, son separados y eliminados del producto.

Los soportes son impresos debido a que el software de la impresora calcula dónde debe añadir soportes y los coloca de forma automática. Lo cual es posible dado que tiene en cuenta la estructura del objeto que se va a imprimir, la física de los movimientos… Y además, confirma si hay geometrías que necesiten de soportes para poder ser realizadas.

Estos soportes tienen una forma determinada que facilita su eliminación. Ahorrando a su vez material. Estos soportes, usualmente, tras su eliminación, dejan acabados más rugosos o irregulares. No obstante, los materiales con los que trabaja una impresora 3D permite lijar o retocar las piezas para perfeccionar los pequeños desperfectos que puedan aparecer.

¿Cuándo son necesarios estos soportes en una impresión 3D?

La impresión 3D permite fabricar múltiples objetos, de distintas formas y tamaños. Y alguno de estos objetos pueden poseer un voladizo, un saliente, huecos, etc. Dando como resultado piezas que necesiten estructuras sobre las que trabajar.

Pero no todos los voladizos necesitan la ayuda de un soporte. En caso de que el voladizo no esté inclinado más de 45 grados, los soportes no serán necesarios para la impresión 3D del objeto en cuestión.

Pero este no es el único caso en el que se debe prescindir de soportes. No obstante, todos los aspectos posibles ya son manejados por la impresora, que solo hace uso de soportes cuando es necesario. Aunque, si el usuario lo prefiere, también puede añadirlos.